Así es Raquel…

Estaba yo subiendo una cuesta muy larga (o, al menos, a mí me lo parece) en un monte de esta población, por hacer algo de ejercicio, cuando recibo un mensaje muy gratificante de ella, que, una vez más, remonta una pendiente mucho más empinada: la dureza de un agresivo tratamiento químico. Con el espíritu bien elevado, al cien por cien, transmitiendo cariño y buen humor.

Me ha inspirado tanto, que le he dedicado estos versos…

Tu_eres_mi_inspiracion_03