Pequeño petirrojo


Un precioso petirrojo
me estaba esperando allí,
en ese lugar divino,
un día antes de abril.

No se inmutó al acercarme
mientras miraba con calma.
Lo tuve a unos céntimetros.
¡Aún se me alegra el alma!

Se iba, pero volvía,
en su bola de plumaje,
hermosa y mullidita,
abrigadora y suave.

Nos miramos largo rato
en muy grata compañía.
Contigo la primavera
se adelantó varios días.


6 comentarios sobre “Pequeño petirrojo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s